IMG_1240

Descanso a la sombra. La capital de Sudán no parece una capital. A no ser por los problemas con el transporte público, que escasea, no parece haber mayores inconvenientes. Todo funciona por inercia en Jartum. Todo está en calma. Sólo hay ruido en las grandes terminales de colectivos o en los multitudinarios mercados, pero más allá, todo va despacio, al ritmo del intenso calor. Pero la calma es aparente. Los conflictos están silenciados. El ejército vigila y controla. De las atrocidades que ocurren al oeste, en Darfur, no se puede hablar; menos de lo que pasa en Sudán del Sur, que obtuvo su independencia en 2011, desatándose posteriormente una cruenta guerra civil. Obtener la visa no es sencillo y para tomar fotografías se requiere de un permiso especial, en el que te comprometés a no retratar zonas “pobres”, ni puentes, ni edificios gubernamentales. La dictadura de al-Bashir (que gobierna desde 1989) aplica la Ley Sharia, un código de conducta musulmán muy estricto con penas severas para los que cometen ofensas conocidas como “hadd”. La calma no es más que una ficción, un espejismo, parte del efecto narcotizante de un régimen que como tantos otros en el mundo, se creen infinitos. Pero como siempre, el pueblo, más temprano que tarde, despertará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s