Las trampas de Tallinn (2)

Hace unos años mi compañero Nico Calvo andaba estos mismos caminos y se impresionaba igual que yo de este país pequeño, que solemos catalogar de “Ex República soviética”, o poner en la bolsa: “Europa del este”. Pero Tallinn, la capital de Estonia, tiene mucho más que un pasado comunista y una posición geográfica cercana a Rusia.

Como la mayoría de los viajeros, estuve de paso unos días y el impacto de salir de Rusia y entrar a la comunidad europea se sintió en la atmósfera y en los bolsillos. Estonia forma parte de la UE desde el 2004 y en 2011 adoptó el Euro como moneda, con lo que selló esta integración y marcó el rumbo definitivo del país, que dejaba atrás cinco décadas de ocupación estalinista, y se enfocaba ya definitivamente hacia occidente y su economía de libre mercado.

Dentro de los países “Bálticos”, Estonia es el más pequeño, con su puerto importante y algunos recursos de “Shale oil”, pero de escasa consideración si se comparan con las cantidades que producen los grandes jugadores del mercado global.

Esta falta de recursos, un clima hostil (fríos polares en invierno, otoños grises y lluviosos, y un verano sumamente corto), llevaron a que la renaciente república independiente adoptara como política de Estado el desarrollo de altas tecnologías.

Es así que Estonia hoy es el país con mayor número de “Startups” (un término que se utiliza para englobar a empresas que emergen casi como la sal, sin recursos pero con buenas ideas y desarrollos tecnológicos innovadores) per cápita del mundo.

Uno de los principales “orgullos” de este país sin una identidad clara por su pasado sangriento, con ocupaciones sucesivas de grandes imperios (desde el alemán que llegó con sus “cruzadas” católicas en el SXIII, a la Rusia zarista, pasando por los imperios del norte como Suecia y Dinamarca, hasta las ocupaciones más reciente tras la segunda guerra mundial, cuando nazis y soviéticos se disputaron este enclave portuario), es haber sido el lugar donde surgió Skype, esta red social de videollamadas que se popularizó en todo el mundo.

Pero no sólo eso, en los últimos años el gobierno de Estonia desarrollo un “documento inteligente”, que te permite llevar a cabo diversas acciones como votar en las elecciones parlamentarias, o crear una compañía, desde el sillón de tu casa. Es la generación del “e-residence”, ya que esta identificación personal te permite hacer trámites desde cualquier lugar del mundo como si estuvieras en Estonia, algo importante para este país de apenas 1,3 millones de personas, con altas tasas de migración hacia los países nórdicos o de la Europa occidental. Este desarrollo de un gobierno virtual se cree que fue “vendido” a las nuevas autoridades catalanas, que están llevando a cabo una plataforma digital similar para el nuevo Estado aún no reconocido por los organismos internacionales.

Otras particularidades del país es que se considera el más “ateo” del mundo, ya que según encuestas oficiales, apenas un 14% dice que la religión influye en su vida cotidiana. Los pocos religiosos son en su mayoría Luteranos, y hay minorías de católicos y ortodoxos, todas las facciones cristianos que se disputaron los fieles de estos suelos.

En cuanto a su idioma, el “Estonio”, es algo muy curioso, ya que no tiene ningún tipo de relación con las grandes ramas de las lenguas del mundo, es como un brote separado, cuyo hoja principal es el finés. Y lo más curioso de todo es que no hay conjugación futura ni géneros, por eso hay una broma entre los locales que dice que en Estonia “no hay sexo ni futuro”.

No voy a aburrirlos con tanta historia (en el artículo citado de Calvo hay un buen resumen de las ocupaciones y demás), sino apenas mencionarles el hecho de que Estonia tiene dos “independencias”. Si bien se considera la de 1918 como la más importante (cuando los locales se “liberaron” -al mismo tiempo- del imperio zarista en decadencia tras la Revolución de Octubre y de las tropas alemanas derrotadas en la primera guerra mundial), también la “Revolución cantada” -como se conoce a las movilizaciones pacíficas ocurridas entre 1987 y 1991 que devolvieron la independencia a Estonia, Letonia y Lituania tras el colapso de la URSS-, es considerada casi como una “segunda independencia” tras 5 décadas de ocupación soviética.

Tallinn en sí es una ciudad muy coqueta, con arquitectura ecléctica que refleja estas variadas influencias extranjeras. Su “ciudad antigua” es un tanta falsa ya que casi un tercio fue destruida por las bombas de la segunda guerra mundial (hubiera sido totalmente destruida si la fuerza aérea finlandesa no hubiese detenido a los aviones soviéticos), por lo que tuvo que ser reconstruida. Así y todo, sus calles angostas de adoquines como en la época medieval, etapa de florecimiento económico de la ciudad, sus murallas y sus iglesias que parecen castillos, son atractivos muy pintorescos para el turismo.

Es difícil encontrar un lugar feo y sucio en la ciudad, hasta en el barrio de los “hipsters” cerca de las antiguas estaciones de trenes en los suburbios del oeste, está ordenado e impecable.

El tranvía es el medio de transporte más cómodo. Los locales viajan gratis (pagan altos impuestos para estos beneficios pero sin dudas que los servicios son muy buenos); los extranjeros tenemos que pagar 2 euros por cada boleto.

Eso es Tallinn, la capital de este país sin mucha “publicidad”, pero que resulta muy atractivo para acercarse y tratar de desentrañar sus “trampas” históricas y las presentes, con una máscara de “bastión” y de las nuevas tecnologías, que por supuesto, también son utilizadas como mecanismos de control en cada esquina y de cada ciudadano.

Anuncios

Una respuesta a “Las trampas de Tallinn (2)

  1. Pingback: Misa católica en Vilna, el último bastión pagano de Europa | PRÓXIMA ROTONDA·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s