Tren Transiberiano: información, precios y recomendaciones

Para comenzar, vale aclarar que el “Transiberiano” no es “un tren”, es una vía férrea inaugurada en 1904, que cruza 8 husos horarios, uniendo la capital de Rusia, Moscú, con Vladivostock, en el extremo oriental del país, sobre el mar de Japón.

Esa vía férrea tiene 9288 kilómetros, y demanda unos 7 días de viaje recorrerla. Otra opción es el “Transmongoliano”, otra extensa vía, pero que une Rusia con la capital de China, pasando por Mongolia -quizá la más utilizada por el turismo-. El “Transmanchuriano” va directo de Rusia a China y también termina en Pekín. Y hace pocos años, en Rusia se inauguró otra ruta transiberiana que va un poco más al norte que la original en las regiones siberianas y del lejano este.

Mi ruta fue un tanto irregular, ya que comencé desde Briansk, unos 400 km al sur de Moscú, y fui hasta Rostov, en el cáucaso ruso. Después sí retome la vía transiberiana tradicional desde Kazán, pasando por Ekaterimburgo, Omsk, Barnaúl, Krasnoyarsk, Irkutsk, Ulán Udé, Chitá, Birovidzhan, Khabarovsk, para terminar en Vladivostock, donde se acaba el recorrido de este tren mítico, el más largo del mundo, una de las obras más extraordinarias de la humanidad.

El costo total de los pasajes fue de 487 dólares (abajo el detalle de cada pasaje, con precio y tiempo de viaje). Por lo que ven, no es algo “imposible” de pagar. La creencia popular de que el transiberiano es caro, es porque las agencias de turismo te arman paquetes a medida si tenés poco tiempo, y te cobran sobreprecios desmesurados y en las clases más altas.

Los pasillos de la 3ra clase, con las camas que se hacen asientos

Mi método fue ir sacando los pasajes a medida que iba llegando a las ciudades, o a lo sumo, dos ciudades antes del lugar de partida del boleto que estaba comprando. Para saber los precios de las distintas clases, los horarios de los trenes y los días de servicio, la pagina oficial russiantrain.com, es la mejor manera. También se pueden sacar boletos en las estaciones, pero desde la página es sumamente sencillo (funciona en varios idiomas y es muy sencilla e intuitiva la interfaz), y se paga con tarjeta de crédito (no tuve ningún problema al respecto con una tarjeta básica).

Allí pueden ver que los fines de semana los precios se encarecen un poco, y que los pasajes más baratos son en las camas de arriba (Upper bank), y por lo general, las que están en los pasillos (Upper side bunk). Aunque a veces se consiguen las camas de abajo por el mismo precio. Éstas tienen la ventaja de tener la mesa a disposición y podés viajar sentado cuando querés y no tenés que esperar que tu “vecino” de abajo se despierte o se siente para poder sentarte a su lado. Además subir a las camas de arriba puede ser un problema de noche y para personas con problemas de movilidad.

El servicio es muy bueno en general. Los trenes parten muy puntuales y hay paradas cada hora, u hora y media. La duración de las paradas en las ciudades o pueblos intermedios son variables, van del minuto, a los 45 minutos. La mayoría son paradas breves y no se espera a nadie. Si tenés que subir y no estás en la estación en los dos minutos que el tren se detiene, perdiste. Todas las paradas, con los nombres de las ciudades, el horario de llegada, la duración del parate y el horario de partida, están indicadas en una planilla que está colgada al lado del compartimento de la azafata del vagón, que se encarga de mantener siempre limpias todas las instalaciones, con el baño en condiciones y papel higiénico a disposición permanente. Ella también te da sábanas y toalla limpia unos minutos después que subís al tren. Para subir siempre te piden el boleto impreso y el pasaporte.

En el comienzo de los vagones suelen estar los baños (básicos pero con todo lo necesario: papel, agua, jabón) y las calderas con agua caliente, que se puede utilizar todas las veces que sean necesarias. Con esto a disposición podés resolver varias comidas muy fácil, preparándote los nuddles instantáneos, té, café o lo que se te ocurra.

Las azafatas también venden algo de comida y bebidas, a un precio un poco más elevado que en los comercios, pero siguen siendo económicos. También pasan mozas con carritos vendiendo comida y está el vagón-comedor. Allí los precios sí son bastante más caros: una sopa tradicional rusa cuesta unos 5 dólares, y las cervezas no bajan de los 3 dólares las más económicas. Allí suele ser el lugar de encuentro de los turistas. Está abierto de 9 a 24 y por lo general está ubicado entre el vagón de segunda y el de primera clase.

En cuanto a las distintas clases, creo que la 3ra es la mejor por varios motivos. Pese a que hay más gente en el vagón, es donde más se aprecia la vida cotidiana que transcurre arriba del tren, con las familias desplegando sus banquetes para nada improvisados -sino más bien híper premeditados-, los niños jugando, los hombres y las mujeres mayores charlando, los jóvenes con sus celulares… una atmósfera bien pura y representativa de la Rusia de hoy.

Una madre con su hijita en 3ra clase

La principal diferencia con la 2da clase es que en ésta no hay camas en el pasillo, que está vacío y alfombrado. Además, los compartimentos de cuatro camas se pueden cerrar, por lo que hay un poco menos de ruido para dormir. La mayor ventaja a mi entender es que cada cama tiene una pequeña luz personal, que ayuda a los lectores nocturnos, que en la tercera clase, cuando se apagan las luces (siempre quedan algunas prendidas pero son amarillentas y tenues), sólo pueden hacerlo con linternas. En cuanto al tamaño y comodidad de las camas, no observé diferencia entre 2da y 3ra. En ambas clases se puede dormir bien en los colchones de las literas y con las almohadas que te ofrecen. La 2da clase es un poco más silenciosa y oscura. Si lo que se desea es dormir bien, es la mejor opción.

El mito de la “fiesta” permanente por las noches o bebidas en abundancia no lo comprobé. Viajando en 3ra se viaja con los rusos, amables por lo general y curiosos de verte allí, aunque en la mayoría de los casos bastante reservados. La imposibilidad de comunicación por el idioma frustra muchas relaciones, pero de alguna u otra manera terminás por comunicarte y terminás intercambiando comida o algunas palabras.

El coche comedor

Es sin dudas una experiencia fascinante. En lo personal un sueño cumplido. Pasé más de una semana en los distintos trenes, atravesando el tiempo, contemplando las interminables estepas rusas, que ya sobre el final se empezaron a teñir de blanco, con sus ríos casi congelados rompiendo la monotonía. Y las ciudades soviéticas… intactas, con sus casonas de madera de más de un siglo, sus industrias depresivas con chimeneas monstruosas inundando de humo el cielo extenso de Siberia.

Un viaje que sólo los viajeros podemos disfrutar. Turistas, abstenerse. No encontrarán “nada” interesante. No hay paisajes imponentes (a excepción del lago Baikal), ni sitios extraordinarios. Pero está la historia aún viva de lo que fue el bloque oriental del mundo, el país que se animó a enfrentar al modelo perverso de occidente. Y están los rusos, muchas veces indescifrables, con su hospitalidad que desborda humanidad, sus extrañezas, sus miradas penetrantes, su distancia y su calor; sin dudas seres únicos y misteriosos, un pueblo que fue capaz de revelarse ante la opresión.

 

Aquí el detalle de mi ruta transiberiana (kilómetros, precio y tiempo):

Mi recorrido en Rusia

Recorrido total en Rusia:

Moscú-Ruznhoye (Auto): 416 Km.

Briansk-Rostov (TREN): 1011 km / R2230 (39 U$) / 24 HS
Rostov-Kazán (TREN): 1.523 km / R3638 (63 U$) / 35 HS
Kazán-Ekaterimburgo (TREN): 939 km / R1722 (30 U$)/ 13 HS
Ekaterimburgo-Omsk (TREN): 950 km / R1840 (32 U$) / 13 HS
Omsk-Barnaúl (TREN): 876 km / R2984 (52 U$) /13 HS

Barnaúl-Tschemal (BUS): 344 km
Barnaúl-Novosibirsk (Blablacar): 230 km

Novosibirsk-Krasnoyarsk (TREN): 795 km / R2000 (35 U$) / 12 HS
Krasnoyarsk-Irkutsk (TREN): 1060 km / R3342 (58 U$) / 15.3 HS
Irkutsk-Ulán Udé (TREN): 458 km / R1386 (22 U$) / 8 HS
Ulán Udé-Chita (TREN): 610 km / R1799 (30 U$) / 11 HS
Chita-Birobidzhan (TREN): 1927 km / R4385 (76U$) / 42 HS
Birobidzhan-Khabarovsk (TREN): 190 km / R919 (16U$) / 2.3 HS
Khabarovsk-Vladivostock (TREN): 760 km / R1969 (34 U$) / 11.3 HS

Recorrido TOTAL: 11.515 KM
Recorrido en trenes: 11.099 KM / 200.5 HS (8.3 días)

Gasto en trenes total: U$S 487 / Rublos 28.214 / 8.545 pesos argentinos (al cambio del 31-10-17)
Promedio: 1 dólar-23 kilómetros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s