Entre el smog y la naturaleza de Krasnoyarsk (con fotos)

Las ciudades rusas de Siberia suelen ser desconcertantes y sumamente contrastantes para los que venimos cargados de parámetros occidentales. El rústico pasado lejano convive con el pasado soviético industrialista y el presente comercial del híper consumo, en una atmósfera que no se decide si ser moderna o permanecer anclada a otra época.

Los ríos le aportan la cuota de naturaleza que se torna imprescindible para la vida en estos sitios donde el invierno congela todo y el verano lo torna colorido y floreciente.

Krasnoyarsk es la ciudad que más me sorprendió en ese sentido. Por el centro se perciben a simple vista las marcas de la historia, con las casonas de madera de la época zarista, las enormes chimeneas de las fábricas aún activas de la ciudad, los gigantescos centros comerciales, y el enorme río Yenisei con sus aguas cristalinas.

La planificación no responde a la lógica colonialista europea, todo esta mezclado, las industrias metalúrgicas grises y los malls de estilo estadounidense, con ranchos derruidos con la vieja estética de las ciudades siberianas, con esas casitas con pintorescas ventanas que parecen sacadas de cuentos infantiles.

La ciudad se fundó 1628, y hace pocos años llegó al millón de habitantes, aunque parece de muchos más por su distribución atípica a la largo del río, lo que obliga a recorrer trayectos larguísimos en medio de recurrentes caos de tránsito.

En un principio fue un bastión defensivo para proteger al imperio, y como siempre en estas ciudades-fortalezas, fueron los guerreros cosacos oriundos del sur de Rusia los primeros habitantes enviados allí para resguardar los límites imperiales.

La época soviética le imprimió su sello industrialista, que se acentuó con el descubrimiento de oro en las zonas cercanas y con la segunda guerra, cuando las fábricas se mudaron a oriente, lejos del frente de batalla europeo. La represa hidroeléctrica también es uno de los valuartes de la infraestructura de la ciudad (en la segunda más grande de Rusia y está en el top 10 mundial).

La época privatista pos caída del muro de Berlín opacó la economía de la ciudad, pero hoy a fuerza de monstruosos centros comerciales de todo tipo, está comenzando a reactivarse.

Aún siguen activas muchas fábricas de aluminio, que tornan espeso el aire. Se siente el olor metálico -sumamente nocivo para la salud- en las zonas industriales. El contraste entre una ribera y la otra del río es notable. El sector fabril es gris, monótono, contaminado, con rasgos de abandono, y del otro lado del río, las fuentes y los shoppings son el fetiche ideal de los nuevos ricos.

Pero saliendo de la ciudad, apenas unos kilómetros, se puede contemplar la naturaleza en estado puro. Hay muchos lugares para visitar como el parque nacional “Stolby”, con sus increíbles pilares rocosos con formas estrafalarias totalmente naturales que deslumbran por su altura y su locación en medio de un frondoso bosque.

La ribera de Yenisei es otro espectáculo digno de apreciarse, con sus aguas cristalinas, sus islas naturales boscosas, y los atardeceres coloridos que inspiraron al escritor Víktor Astafiev, hijo prodigio de la zona.

Las cuevas “Karaulnaya”, formadas por los crecimientos del río cientos de años atrás, también son un interesante paseo en un contexto natural. Sus increíbles siluetas y sus temperaturas constantes de cuatro grados durante todo el año, son sorprendentes.

Todo eso puede verse en Krasnoyarsk, la ciudad cuyo emblema, una pequeña capilla ortodoxa llamada “Paraskeva Pyatnitsa” construida en el 1805 (en un primer momento de madera) para “celebrar” el triunfo ruso frente a los invasores de oriente (que antes habían erigido allí su propio templo), está estampada en los billetes de 10 rublos. Su locación en la cima de la colina “Karaulnaya” permite una vista panorámica de la ciudad y todos sus atractivos contrastes, que representan de manera vívida la historia y el presente de Rusia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s