¡Misión cumplida! Simplemente gracias

Después de más de 220 días en África, logré el objetivo, crucé de punta a punta todo el continente por tierra, desde Alexandría, al norte de Egipto, hasta Ciudad del Cabo, al sur de Sudáfrica, uno de los puntos más australes del continente olvidado. La mezcla de sensaciones y sentimientos es difícil de trasmitir con palabras. Alegría seguro, emoción y sentimiento de realización también, pero se mezcla la tristeza y ya aparece la oscura y desconcertante nostalgia por todos esos momentos únicos que me tocó vivir gracias a la ayuda de todas las personas que me fui cruzando.

La verdad que no tenía idea del itinerario ni de qué países visitar cuando empezó la travesía allá por febrero. Me motivaba el no saber nada de África. Quería tratar de entender por qué no nos cuentan nada de África. Es increíble la cantidad de cosas que fui viendo y aprendiendo durante el viaje, en un período relativamente corto de tiempo.

El camino fue dibujando la ruta. De Marruecos no había paso por tierra a Argelia y los vuelos eran carísimos por lo que tuvimos que ir junto a mi colega y amigo Nico Calvo directo a Egipto. Allí nos encontramos con dos amigos más junto a quienes compartimos parte del trayecto hasta el sur de ese país. Luego quedé solo, aunque claro, durante los viajes nunca estás solo.

¿Qué hacer ahora? Para el lado de Libia la cosa no estaba tranquila, y hacia el lado de Jordania me alejaba de África, por lo que el sur se fue tornando más tentador. Pero allí estaba Sudán, destino al que parecía imposible ir, pero todo se puede. Me alejé de los comentarios apocalípticos y cruce en barco hacia este país ignoto del que poco se sabe. Junto a otro colega viajero de Croacia compartimos casi dos semanas en aquellas tierras musulmanas, y su idea de cruzar todo el continente por tierra me dio el convencimiento y la fuerza que me faltaba para tomar la decisión.

Los vuelos hacia el occidente africano (Ghana, Sierra Leona, Nigeria, etc.), donde tenía pensado ir en un principio, eran carísimos, por lo que la ruta rumbo sur se empezó a abrir paso en mi cabeza y se fue transformando en realidad colectivo tras colectivo. De Sudán a Etiopía, de Etiopía a Kenia, de Kenia a Tanzania, de Tanzania a Zambia, de Zambia a Botsuana y de Botsuana a Sudáfrica. Más de 20 mil kilómetros caminando y viajando en transporte público por África. Para los que no están acostumbrados a viajar puede parecer algo increíble pero no es nada de otro mundo cuando uno escucha los viajes de varios años de algunos locos que andan cruzando partes del mundo que en la TV nos dicen que son peligrosas, pero cuando uno está ahí se da cuenta que no es así.

¿Cómo hice para financiar el viaje? Ahorros y ayuda de la familia sobre todo, pero no podría haber logrado llegar a la meta sin Couchsurfing, esa red de viajeros y de gente generosa que ofrece alojamiento de manera gratuita con la mera intención de tener contacto con gente de otros países y “viajar” con charlas y vivencias ajenas.  El presupuesto de este modo se reduce notablemente. Muchos no me van a creer que no necesité más de 350 dólares mensuales para subsistir y viajar por los países mencionados durante estos ocho meses, pero fue así (sin contar las visas, que demandaron unos 300 dólares más). Con el mismo dinero que algunos gastan en Europa en un mes, estuve en 9 países de África durante 8 meses.

Sin dudas que fue la experiencia más fascinante de mi vida, con vivencias únicas en un continente del que poco sabemos y al que deberíamos acercarnos mucho más, sobre todo los sudamericanos, ya que tenemos mucho en común.

La ruta de norte a sur (no muy precisa ya que muchos lugares que visité no figuran en los mapas)

La ruta de norte a sur (no muy precisa ya que muchos lugares que visité no figuran en los mapas)

Los propósitos del viaje

En un principio sólo quería caminar por terrenos “inexplorados”, menospreciados, y poco conocidos por el “mundo occidental” y hasta por la comunidad de viajeros, que le restan importancia y le temen a este continente increíble, lleno de historia y cultura. Quería acercarme al “subdesarrollo”, al “atraso”, al lugar del que sólo tenemos noticias cuando una peste aniquila miles de personas, o cuando algún loco se inmola por cuestiones religiosas. Quería conocer la historia que no nos cuentan los manuales de “Historia” de los colegios.

La idea de cruzar por tierra todo el continente me pareció muy simbólica e iba de la mano con esa motivación por aproximarme (y acercar a otros a través de mis relatos) a lo desconocido, derribando fronteras físicas y también las intangibles, esas que se crean a través de los mensajes mediáticos y que llevamos impregnadas en nuestros imaginarios.

Como comunicador me parece importante mostrar otras cosas, aportar mi granito de arena para un cambio a gran escala que ya se está produciendo. Sería más cómodo quedarme sentado en una oficina reproduciendo “noticias” nefastas que atraen las miradas morbosas, pero me parece una pérdida de tiempo y de mi juventud, el tiempo más propicio para caminar por otros senderos y explorar otras realidades.

Como habrán visto los que siguieron los relatos del blog, allí busqué, además de contar las peripecias de los viajes, mostrar algo de las realidades de los países a través de historias “pequeñas” de gente “común”, de personas “normales”, esas que construyen día a día el presente de las naciones. En síntesis, tratar de contar qué está pasando el África a través de historias de vida y momentos junto a africanos, esos que no aparecen en los medios y que están invisibilizados detrás de “noticias” catastróficas sobre sus países.

Espero que les haya gustado el recorrido y las diversas realidades que traté de mostrarles. Nada más me queda decir gracias, a los que se sumaron al blog, y a todos aquellos que fueron parte de mi viaje y me ayudaron a cumplir este objetivo que hace ocho meses parecía alocado y hoy se transformó en una hermosa realidad que pasará a ser la anécdota más recordada de mi vida.

¿Qué pasará con Próxima Rotonda? Vaya uno a saber, habrá que seguir viajando y explorando. Con esa mezcla de alegría y tristeza de la que les hable al principio, debo decirles hasta pronto y ¡Hasta la Próxima Rotonda compañeros!

 

JII. África. Febrero-Septiembre 2014

Anuncios

2 Respuestas a “¡Misión cumplida! Simplemente gracias

    • Hola Bruno, muchas gracias por tus comentarios. Los libros que tenemos publicados bajo nuestro sello editorial independiente y autogestivo, “Próxima Rotonda Ediciones”, los podes encontrar en PDF gratis en este sitio web (la columna del costado derecho de la pantalla, haces click en la tapa y te redirige a la página donde podés descargarlo).
      Te invito a que le des Me Gusta a nuestra página de facebook https://www.facebook.com/proximarotonda/, y en caso de querer un ejemplar en papel de alguno de nuestros títulos, no envíes un mensaje por allí y coordinamos la entrega (no tienen precio de tapa, los comercializamos a voluntad del comprador).
      Estamos trabajando en nuestros próximos libros, en estos meses tendrás novedades.
      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s