“¡Pay back the money! ¡Pay back the money!”

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, relecto el año pasado, gastó más 20 millones de dólares en la construcción de una nueva casa, y pese a que el que vendría a ser el “defensor del pueblo” detectó irregularidades y le ordenó devolver parte de la gastado, la plata aún no aparece.

Por eso, Julius Malema y el grupo de dirigentes del partido que él lidera, el EFF (Economical Freedom Fighters) le gritaron la frase del título de este artículo en plena sesión parlamentaria (algo así como “¡Devolvé la plata!”; por estos “disturbios” en la casa de la democracia analizan suspenderlos por 15 días sin cobro de sueldo).

El video es imperdible, sobre todo al final:

Si hay algo de interesante en la política sudafricana en la actualidad, es este personaje Julius Malema. Hasta hace poco fue parte del partido gobernante, el ANC (African National Congress) -el partido del prócer Nelson Mandela, que está en el poder desde las primeras elecciones libres que se celebraron en el país en 1994-, pero fue expulsado por disidencias internas y fundó el EFF en 2013.

Se declara marxista-leninista, y promete nacionalizar la banca y la explotación de recursos naturales del país si alguna vez llega a la presidencia (en Sudáfrica el sistema democrático es bastante particular ya que el Congreso es el que elige el presidente; la gente vota por partidos que según la proporción de votos, ocupan las bancas del Parlamento, aunque claro, los líderes son las caras visibles).

Es joven, de raza negra, y su discurso belicoso divide aguas en el país. Para algunos es el próximo Mugabe (el dictador de Zimbabwe que está en el poder desde hace casi 30 años). Otros lo ven como la cara nueva de la política, alguien que viene a realizar los verdaderos cambios postergados desde el fin del apartheid, que en la práctica sigue vigente y en algunos aspectos se aprecia más descarnadamente que en los años del perverso dominio de los blancos.

Julius Malema

Julius Malema

Es el líder del tercer partido en discordia en el Congreso. Además del ANC, que tiene la mayoría parlamentaria, y el DA (Democratic Alliance), al que votan los blancos y es la primera minoría y la opción de “centro-derecha” (es un reciclaje del Partido Nacionalista que impulsó el apartheid a finales de los 40’s y gobernó hasta principios de los 90’s), el EFF logró colarse en el parlamento rescatando el 7% de los votos en las elecciones generales de 2014. En sólo un año de existencia logró cosechar más de un millón de votos. Según un informe de Ipsos, la mayoría de los votantes de Malema son menores de 24 años y hombres (algunos discursos de este naciente líder fueron catalogados de sexistas, por lo que el apoyo femenino no es tan nutrido).

Después de 20 años de gobierno del ANC,  entre la juventud se siente una especie de hartazgo con los líderes de esa fuerza, que poco han hecho para lograr una verdadera igualdad y han entregado el país a las garras del capitalismo más feroz. Pese a esto, muchos negros siguen apoyando firmemente al ANC por una cuestión de lealtad. Temen volver a lo anterior. Pero para muchos jóvenes hay sabor a poco en las políticas del ANC, quieren algo más, no se contentan con el fin “político” del apartheid, quieren dar un paso más, y Malema representa eso, la transgresión, la ruptura.

Él y sus aliados partidarios en el Congreso asisten a las sesiones vestidos de obreros, y rompen las reglas adrede para sacudir la estantería burocrática. Esto pone los pelos de punta de los “republicanos” que se alarman con estas disrupciones de este grupo de “inadaptados” que “no entienden de política”. A Malema también lo cuestionan por no tener un título universitario, y lo acusan de ser “maleducado” y prepotente. ¿Alguien que viene a romper las estructuras de este sistema nefasto que muestra falencias por todos lados, debe ser “educado” dentro de ese sistema, con sus parámetros y estándares?

Malema también tiene algunas causas de corrupción y lavado de dinero en su contra, pero nunca se sabe si son meros artilugios para desprestigiar la figura de un personaje que promete arremeter contra todo tipo de conservadurismo, o verdaderamente tienen sustento fáctico.

Simpatía y temor. Sensaciones diversas que genera este joven líder que vino a traer un poco de ruido a la política sudafricana que indefectiblemente necesita de un golpe de timón brusco para desbaratar el inequitativo e injusto sistema actual.

 

JII. Sudáfrica. Agosto-Septiembre 2014

Anuncios

Una respuesta a ““¡Pay back the money! ¡Pay back the money!”

  1. como en todos lados lo nuevo y trasgresor es discutido y sospechoso…..tendran q darle tiempo y espacio para q pruebe si lo q dice es cierto…..o es uno mas de los q dicen mucho y poco hacen…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s