Apartheid moderno

El “Dala Dala” iba repleto desde Stone Town a Nungwi. Del centro de Zanzibar al norte hay unos 80 kilómetros que se recorren en unas dos horas. La ruta que bordea al océano por el lado oeste de la isla a los veinte kilómetros se curva tierra adentro y va surcando caseríos rústicos, de madera, barro y techos de paja. Allí viven los agricultores y pescadores, alejados de las zonas donde miles de turistas disfrutan de las paradisíacas playas de este lugar de ensueño.

Nungwi es un pueblito pequeño, que vive del turismo y del suelo. En los coloridos mercados linderos a la ruta que desemboca en una rotonda que marca el final de recorrido, se aprecian los productos naturales autóctonos que pueden degustarse. Frutas tropicales en su mayoría, y pescados y frutos de mar de todo tipo.

Las casas bajas de material, bastante precarias, ubicadas cerca de los caminos de tierra por donde el colectivo no se mete, contrastan con los grandes hoteles que están a orillas del Océano Índico.

Bungalows, Resorts, hoteles, la oferta es variada y tentadora. Los balcones con vista al mar son como para quedarse horas allí, disfrutando los atardeceres llenos de colores. Entre bares, mercados, restaurants y hoteles, hay caminos que conducen a la arena blanca, tan blanca que encandila. Las playas son angostas, excepto durante algunas horas de la tarde, cuando el mar se repliega y deja más metros liberados para poder caminar por la orilla.

Esos son los lugares mixtos. Todos pueden caminar por la playa libremente. Las propiedades de los hoteles llegan hasta las escaleritas de madera en los extremos de los parques con piletas donde los blancos disfrutan sus vacaciones.

En la arena están los negros. Esperan que los extranjeros –“mzungus” en suajili- bajen a ensuciarse sus pies y a bañarse en el salado mar.

Welcome, karibu… Espera, un minuto, un momento por favor. Masajes, mi negocio está allí. Un momento…” Estela persiguió durante unos 20 metros a un hombre panzón que iba de la mano con el que parecía ser su hijo de no más de 5 años, que tenía flotadores en sus pequeños brazos. Habían estado en el mar, y ni bien salieron, recorrieron presurosos los metros en la zona mixta hasta llegar a la escalera del “Royal Hotel” de Zanzíbar. Ya estaban a salvo allí.

El hombre ni siquiera volteó a ver a Estela y a escuchar su oferta. Seguramente recibió decenas de propuestas similares y estaba cansado de decir que no. Sólo quería descansar con su familia.

Estela ofrece masajes a 20 dólares la hora. También hace tatuajes de gena y vende remeras con motivos del lugar privilegiado donde nació y se crió.

Como Estela hay decenas de negros que viven en las aldeas cercanas, y que se dedican a rasguñar alguna migaja de la gran torta que deja el turismo internacional que llega a Zanzíbar. Es la única manera de acceder a parte del capital que dejan los extranjeros. Lo demás –la gran parte- no la ven. Pasa frente a sus narices, pero no la ven. ¿A dónde va a parar? En la arquitectura del lugar se encuentra la respuesta. Sólo basta con ver las calidades y grado de desarrollo de las edificaciones. Por un lado las casas de barro de los pobladores locales, y por otro los edificios lujosos de los bancos, las franquicias de las grandes cadenas hoteleras presentes en todo el mundo, y la casa de gobierno local.

Las divisiones persisten, sólo que cambiaron sus formas

Las divisiones persisten, sólo que cambiaron sus formas

 

JII. Zanzíbar, Tanzania. Julio 2014

Anuncios

Una respuesta a “Apartheid moderno

  1. Las desigualdades estan siempre presentes….en todos lados del mundo….norte sur, este oeste…..donde vayas las encontraras y con ellas el hambre , la injusticia, la discriminacion, las eternas diferencias razas, credos….ojala q alguna vez dejen de existir…por el bien de la humanidad….si no creo q la humanidad esta en vias de extincion…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s