Experiencia mundial en África

La performance de los equipos africanos en esta copa del mundo 2014 dejó mucho que desear. Ghana y Costa de Marfil, los países en los que había más expectativas, decepcionaron quedando afuera en primera ronda, Camerún hizo papelones, y Nigeria y Argelia llegaron apenas hasta octavos de final.

Ninguno pudo igualar la actuación de Ghana en el mundial pasado, que estuvo a un penal de pasar a semifinales, en el partido de la recordada mano del uruguayo Luis Suárez en el último minuto, con la que se ganó el odio de todo un continente.

A pesar de eso, los africanos son muy apasionados con el fútbol, lo sienten, lo ven y lo juegan en todas partes. Quizá Kenia y Tanzania, donde vi toda la competencia, son de los países menos futboleros, con selecciones débiles que nunca jugaron un mundial.

Así y todo, en la TV se mostraban todos los partidos, programas especiales analizaban el juego, y las grandes marcas hicieron sus tradicionales publicidades con alusiones a la gran competencia mundial. Si amigos, lamento comunicarles que Coca Cola no es hincha de Argentina, o del país del que sean, también “alienta” a los africanos. En la publicidad de esa gaseosa hacían hincapié en que todo el continente apoyaba a los cinco equipos que lo representaron. El slogan era que estas cinco selecciones tenían detrás “un billón de hinchas” africanos apoyándolos.

En la TV estaban los típicos analistas trajeados con sus pantallas touchscreen gigantes atrás donde manipulaban símbolos que representaban a los jugadores, moviéndolos sobre un campo de juego ficticio, y discutían sobre estrategias y decisiones de los entrenadores.

Pero también había programas más informales. En Kenia había un canal que invitaba a televidentes a dar su opinión de los partidos. Los conductores vestían camisetas de los equipos que jugaban ese día, y llevaban gente al piso que tenía una especie de rol pedagógico, ya que explicaban cosas básicas del juego, que en una discusión en Argentina se dan por sentadas y no se mencionan si quiera, como por ejemplo cuando explicaban cuándo era offside o el rol del cuarto árbitro.

En la calle los bares se poblaban de fanáticos, pero en muchos de ellos la música estaba más alta que los relatos y la gente bailaba mientras miraba de reojo los juegos. En algunos lugares, como los partidos eran de noche, muy tarde para el ritmo de vida de los países africanos, que arrancan los días muy temprano y se acuestan antes de las 12, no dudaban en apagar la TV y cerrar sus puertas en el entretiempo de un partido. En Tanga, Tanzania, no me dejaron ver el final de Colombia-Uruguay. “Mañana será otro día” dijo la moza cuando apagó la TV en el entretiempo.

En los diarios las noticias también reflejaban lo que sucedía en la Copa del Mundo, pero desde la perspectiva local. Varios días fue tapa de los matutinos de Kenia el jugador belga Origi, ya que nació en Kenia y se convirtió en el primer keniano en hacer un gol en un mundial.

Los diarios tanzanos el día de la final

Los diarios tanzanos el día de la final

Otra curiosidad en Kenia fue ver al presidente del país, el día posterior a la ceremonia inaugural, recibir en un acto a los “Harambee stars” -como se conoce al equipo nacional-, donde les regaló pasajes para que por primera vez en la historia una selección de Kenia vaya al mundial, al menos como espectadores.

En Tanzania, cuando llegaron los octavos de final, la preocupación pasó por Ramadán, que empezó justo en esos días. Durante un mes, los musulmanes ayudan durante todo el día, y sólo comen y beben durante la noche. Los argelinos antes de jugar con Alemania en octavos de final obtuvieron una especie de permiso especial para poder alimentarse correctamente antes del juego y así evitar lesiones a causa de la desnutrición y de la deshidratación. Sin embargo, muchos continuaron con su estricto ayuno por lo que debieron consumir unos suplementos vitamínicos especiales para tener la energía necesaria.

Sin representantes africanos en las finales, la mayoría estaba con los brasileros, y se decepcionaron con la aplastante victoria alemana. La euforia bajó un poco con la pronta salida de las selecciones del continente negro, pero de todos modos el gran evento del año siguió estando en la mira de todos.

Como argentino, vivirlo a la distancia fue muy extraño. Al no estar en contacto con los medios de mí país, y no estar muy pendiente de las redes sociales, el fervor y la euforia no se apoderaron de mí como sí veía que pasaba con mis allegados. Pude ver desde afuera el impresionante efecto contagio que se produce en el mundo virtual, con un optimismo desmesurado, y una especie de embriaguez de nacionalismo berreta.

La selección, en mi opinión, jugó mal casi todo el mundial. En la primera ronda nos salvó Messi del papelón contra selecciones débiles como Irán y Bosnia. En octavos sufrimos demasiado con un equipo modesto de Europa como es Suiza, sin historia mundialista. En cuartos se iluminó el Pipa y sacó un gol tempranero de la galera que facilitó las cosas contra otra selección sin peso a nivel mundial. En semifinales no pudimos doblegar a Holanda, el primer equipo de jerarquía con el que nos topamos, y tuvimos que ir a la ruleta rusa de los penales, y en la final le dimos la pelota a los alemanes, cediendo protagonismo y apuntando solamente a alguna contra. Estuvo cerca de funcionar la timorata estrategia, pero no alcanzó otra vez.

Perdón que no me sume a la ola contagiosa del éxito. Perdón por analizar el “cómo”. Los futboleros me entenderán, los que sólo se dedican a ver los mundiales no. Es una cuestión de ideas, de conceptos, más allá del éxito o el fracaso. Sabella representa una idea del fútbol con la que no estoy de acuerdo, sin embargo, por el camino que él eligió, se llegó al éxito que todos queremos, jugar los siete partidos del mundial (sí muchachos y muchachas, ya sé que “lo que importa es que ganar”, todos queremos lo mismo, la diferencia es que algunos eligen un camino y otros optamos por ir por otro sendero hacia ese éxito). Así como Bilardo ganó un mundial con Maradona, Sabella estuvo muy cerca con Messi.

No me gustó el equipo ni me hizo sentir orgulloso, aunque hay que reconocerle  al DT que consiguió la solidez necesaria del medio hacia atrás, justo en el sector del equipo que más dudas había. Mascherano, con su función de volante tapón, sin dudas que fue un acierto dentro del esquema del DT. Que la figura del equipo sea un volante defensivo habla a las claras de la idea de juego. Orgulloso me hubiera sentido si Argentina goleaba, ganaba gustando, se plantaba en el campo contrario de las grandes potencias y buscaba ser protagonista de los partidos, no esperando alguna escalada de Messi o la inspiración momentánea de alguna de sus figuras de mitad de cancha hacia adelante.

Soy de los que creen que jugando bien hay más chances de ganar, pero esta vez, jugando muy poquito, sólo consiguiendo ser sólidos en defensa, alcanzó para llegar a la final. El fixture ayudó, la suerte también, tuvimos todas de nuestro lado pero se nos escapó nuevamente. No será esta una selección que se recuerde por lo bien que jugaba, pero claro, se la recordará por siempre por haber llegado a una final.

No hago leña del árbol caído, reconozco por su trabajo al DT argentino -consecuente con su ideología futbolística- que casi nos lleva a lo más alto. Pero quedó demostrado que sólo con eso no alcanza para ganar un mundial, hay que decidirse a jugar bien (o tener a Maradona). Da bronca porque teníamos con qué hacerlo. A seguir esperando por el añorado trofeo…

 

JII. Tanzania. Julio 2014.

Anuncios

Una respuesta a “Experiencia mundial en África

  1. Estoy de acuerdo con vos q fuimos un equipo defensivo….cuando nuestro futbol siempre se caracterizo por sus delanteros….teniamos a los 4 FANTASTICOS entre ellos al mejor del mundo pero no tuvieron protagonismo y eso dependio mucho de la forma q Sabella hizo jugar al equipo….. Masche la rompio….pero no se de q se asombran SIEMPRE JUGO ASI…recien.ahora lo descubren….Di Maria fue una gran perdida ….El Kun no estaba para jugar , a Palacios le queda grande la seleccion….y al Pipita Sabella se empecino en sacarlo.siempre….
    No concuerdo con vos cuando decis PATRIOTISMO BERRETA…..nos sentimos todos ARGENTINOS…..no patriotas…..son cosas diferentes….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s