Retratos del interior etíope

Montañas verdes, arboladas, irregulares, con picos de distintos tamaños y terminaciones, algunas extrañísimas, alargadas, sobresalientes. Aldeas con casas de delgados troncos atados y unidos con mezcla de barro y pastizales. Techos de paja que terminan en punta, amarrados en la parte superior.

Calles de barro. Hornos a carbón humeantes, donde se calienta el agua y donde hierve el aceite. Las mujeres los dominan al lado de las puertas de entrada a sus viviendas, sentadas sobre algún tronco o pequeños banquitos de madera. Están casi en cuquillas ventilando las brasas con trozos de cartón o alguna hoja de árbol.

Niños descalzos con sus cabezas rapadas correteando cerca de la ruta. Todos miran a los que pasan y saludan sonrientes. Algunos corren unos metros detrás de los autos y minibuses para ganarse un saludo de los viajeros.

Animales por todos lados. Los pastores tratan de que vayan por la banquina pero se cruzan permanentemente, obligando a frenar a los automovilistas. Cabras, ovejas, burros, vacas con extrañas jorobas, parecidas a los cebúes. También algunos monos en las zonas más despobladas se acercan a la ruta en busca de restos de comida que tiran por la ventana los que por allí transitan.

Mujeres con largas polleras y ropajes gastados caminando a la vera del camino de asfalto gastado, con grandes paquetes en sus cabezas. Algunas los sostienen con una de sus manos, otras muestran sus dotes de equilibristas ya que con sus manos cargan otros paquetes. También están las que llevan decenas de ramas secas amarradas en sus espaldas con pedazos de cuerdas viejas.

Hombres en sandalias y vestidos con harapos cargan ajos o cebollas en unos palos que pasan detrás de sus nucas y entrelazan con sus brazos. Van a ritmo cansino. Las miradas son de agotamiento.

Hombres detrás de animales que aran la tierra con el viejo sistema. Están encastradas sus cabezas en un dispositivo rústico, elaborado con troncos, que tiene un gancho de hierro en el extremo, que a medida que avanzan los animales va removiendo el suelo. El hombre que va detrás con su látigo golpea a los toros encargados de esta trabajosa tarea, mientras guía el gancho para que se vaya removiendo la tierra de manera prolija, alineada.

El duro trabajo de campo en Etiopía

El duro trabajo de campo en Etiopía

Mujeres también trabajan en la construcción. Cargan –una de adelante y otra detrás- una especie de camillas elaboradas con troncos y maderas, que sirven para transportar los materiales de las obras.

Más hombres caminando, en el medio de la nada –o de todo-, con sus atuendos viejos, rasgados, descoloridos, y sus palos de madera que sirven de bastón. Es difícil imaginar a dónde se dirigen y qué objetivo tienen esas caminatas kilométricas por el campo. Van sin prisa, como por inercia, marcando sus pasos con el delgado pero resistente tronco, su fiel compañero.

Se ven grupos de personas simplemente echadas a la sombra, sin tareas aparentes, reposando. Algunos juegan al pool en pequeños habitáculos que parecen corrales de animales, donde apenas entra una mesa.

Algunos muchachitos aprovechan el arrojo que va pegado a la ruta para bañarse. Totalmente desnudos asean sus fibrosos cuerpos con esas aguas naturales. Allí también se ven hombres y mujeres mayores lavando ropa, frotando las prendas sobre las piedras.

Pequeñas iglesias estilo etíope, similares a las carpas de circos occidentales pero de chapa, circulares, y las cruces de siete puntas, distintivas de los cristianos coptos, interrumpen el uniforme estilo arquitectónico de las aldeas.

El paisaje de la sabana es encantador, cautivante. Se aprecia la fertilidad de las tierras con terrenos multicolores, con distintos productos que irán a los precarios puestos del mercado del pueblo, o a la mesa de estas familias numerosas que viven del suelo.

Hermosura y precariedad. Asombro y tristeza. Deslumbramiento y compunción. Sensaciones encontradas al transitar las paisajísticas rutas del norte de Etiopía.

 

JII. Etiopía. Mayo 2014.

Anuncios

Una respuesta a “Retratos del interior etíope

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s