Mito confirmado

El “jardín” a las afueras de Bahir Dar estaba semivacío. Sólo unas pocas mesas de plástico ocupadas con muchachos que disfrutaban de sus cervezas tiradas.

Junto con Tishu nos ubicamos cerca de la entrada del lugar que constaba de dos galerías largas, y un espacio descubierto en el centro, que desembocaba en una pared de donde colgaba un gran proyector donde pasaban videoclips de música tradicional del país, y sus espectaculares bailes frenéticos, con sacudidas de hombros y movimientos de torso indescriptibles.

Tishu es agente turístico, pero del tipo de agentes turísticos de África, informales, improvisados. Está dando sus primeros pasos en el rubro. Tiene su página web y un ayudante, pero aún no cuenta con medios como para comprarse una combi para dejar de depender de terceros para vender sus tours a las cascadas del Nilo, ni posee una embarcación como para transportar turistas por el lago Tana, por lo que su tarea se reduce a intermediar entre el foráneo y el propietario local.

Es un mulato con rastas, aficionado al gimnasio, corpulento, con barriga de bebedor de cerveza, muy sociable, con el que se puede conversar largo y tendido. En medio de la charla surgió el tema de las edades. “Yo tengo entre 26 y 27”. La respuesta hizo un poco de ruido. Las dudas acerca de su propia edad obligaron a repreguntar:

-“¿No sabés que edad tenés?”

-“No, acá muchos no sabemos exactamente cuántos años tenemos. Antes, en el campo, cuando nacía un chico no se lo iba a registrar al hospital. Ahora sí se puede”.

Tishu tiene una especie de novia de origen belga que lo visita una vez al año, y quiso festejarle el cumpleaños pero no pudo. Él no lo festeja, no sabe cuándo es, no le da importancia. En el pasaporte tiene una fecha y en la libreta de la escuela otra, pero no se hace mucho problema, el siente entre 26 y 27 (parece un poco más).

De esta manera creo que queda confirmado el mito de que los jugadores de las selecciones juveniles africanas, muy exitosas en los torneos internacionales, no tienen la edad que dicen sus documentos.

 

JII. Bahir Dar, Etiopía. Mayo 2014.

Anuncios

Una respuesta a “Mito confirmado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s