Café de bienvenida

En el pequeño mono ambiente con onduladas paredes de barro pintadas de azul, todo estaba correctamente ordenado, de otro modo, no sería habitable el reducido espacio en el que vive Alemeneh.

Su hermana de 19 años, una morena con típicos rasgos de la raza negra -labios prominentes, cabello afro dominado con trencitas, pómulos redondeados y sobresalientes-, estaba de visita disfrutando de sus vacaciones. Ella dormía en el delgado colchón ubicado en el piso, entre la cama y la pared, frente a la ruidosa puerta de hierro de la entrada que se cerraba con una tranca que se deslizaba con dificultad hasta entrar en el agujero de la pared.

A la derecha de la puerta estaban los utensilios de cocina sobre una mesa que no daba abasto. Debajo de la misma había más artefactos de acero, las ollas más grandes. Más allá, en el rincón, la pequeña televisión que estaba prendida casi a toda hora, y que captaba señales internacionales como CNN.

Teniendo en cuenta la pila de bolsos de al lado de la cama, sólo quedaba en el medio del habitáculo un metro cuadrado donde se comía y se bebía el tradicional café etíope.

“Cuando hay visitas se hace la ceremonia del café, es algo típico de aquí”. Alemeneh es un gran anfitrión. Mientras tanto, su hermana Betty ya comenzaba con el ritual. En una pequeña mesita blanca, había unas doce tacitas de café sin manija, de color blanco, cada una con su respectivo platito al tono debajo.

Café casero etiope, de los mejores del mundo...

Café casero etiope, de los mejores del mundo…

Ella estaba sentada en un pequeño silloncito, casi en cuchillas, y se manejaba con notable destreza en el reducido ambiente y con todos los pequeños elementos necesarios para el ritual. Lo hacía con delicadeza, con suavidad, con dulzura, a un ritmo pausado, disfrutando el momento.

En un pequeño horno a carbón (con un espacio debajo para introducir las brazos, y la parte superior donde posar los recipientes), puso a calentar agua en una pava. En otra hornalla más pequeño, también a carbón, comenzó  a tostar los granos de café en una sartén que parecía especial para dicha tarea.

El aroma etíope invadió la sala. El aroma cultural se apoderó del húmedo ambiente. Tras unos pocos minutos, los humeantes granos de café ya estaban negros… momento de molerlos.

Para dicho proceso, Betty fue al barroso patio compartido con los demás vecinos del humilde complejo de cinco viviendas, y con un mortero empezó a golpear con fiereza los granos hasta hacerlos polvo.

Al volver a su ubicación, hizo la mezcla con el agua caliente en un pequeño recipiente metálico, y vertió todo el contenido en un jarro negro especial, esas tinajas con picos alargados que se cierran con un tapón en la parte superior. A ese mismo recipiente, con el café ardiendo dentro, lo colocó nuevamente sobre las brasas aromáticas de la pequeña hornalla para darle el toque final.

Mientras terminaba de tomar color el café, preparó unos pochoclos en una olla más grande, y fue lavando las tacitas en una pequeña palangana azul que llenaba con agua que sacaba de un bidón. Suavemente pasaba sus dedos mojados por todo el contorno de las tazas y de los platos y los volvía a poner en la mesita, listos para recibir la bebida tradicional de este país.

Cuando el café ya estaba listo, lo sirvió con prolijidad dejando ver el delgado hilo negro que caía desde la pintoresca pava. Azúcar abundante, y a disfrutar de este gusto único, en el país del café.

Mientras saboreábamos la primera tacita, con el polvillo que había quedado en el mortero y más agua caliente, Betty ya preparaba la segunda vuelta. Nunca se toma una sola tacita. Al menos dos, pero pueden ser tres  o cuatro tranquilamente.

 

JII. Gondar, Etiopía. Abril 2014.

Anuncios

Una respuesta a “Café de bienvenida

  1. Es verdad, el cafe etiope es exquisito…..y como vemos por tu descripcion la ceremonia del cafe es adorable…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s