Cómo cruzar la frontera entre Egipto y Sudán

Pese a que comparten cientos de kilómetros de frontera terrestre, para pasar de Egipto a Sudán y viceversa, la única alternativa es por agua.

Un barco con capacidad para unas 500 personas cruza el lago Nasser una vez a la semana, quizá dos, dependiendo de la temporada (en abril de 2014 el día de ida a Sudán era el domingo, y la vuelta a Egipto el miércoles).

El lago Nasser es el embalse de 500 kilómetros que se formó al sur de la gran represa de Aswán, construida para aprovechar la energía del Nilo.

Una sola compañía (“Nile Valley corp”) brinda el servicio de este ferry -el recorrido con el barco demora unas 20 horas-, por lo que estás atado a sus precios: 340 pounds egipcios (8 a 1 con respecto al dólar) por un boleto de segunda clase.

Para llegar al puerto desde donde sale el barco hay que ir en un desvencijado tren desde Aswán, la última ciudad del lado egipcio, y se llega en media hora.

El tren que te lleva al puerto

El tren que te lleva al puerto

Luego hay que tener paciencia. Hay que hacer cola para el embarco, para el registro del boleto, para el sellado del pasaporte, para el chequeo del equipaje y demás.

El barco sale a eso de las 6 de la tarde, pero se recomienda llegar en horas del mediodía para buscar una buena ubicación dentro de la embarcación, que va atestada de bolsos y paquetes de los mercaderes que compran barato en Egipto y revenden caro en Sudán.

La segunda clase va en el piso de abajo, en una sala con equipos de aire acondicionado que no dan abasto y con bancos transversales separados en tres hileras.

En el primer piso están los pequeños camarotes de primera clase (el boleto cuesta casi el doble) que son cuartos pequeños sin ventilación, y arriba en la cubierta se arman pequeños cuartos con bolsos apilados y alfombras en el piso. Allí hay que acomodarse como se puede; entre la baranda y los botes salvavidas, entre los enormes paquetes o entre las irregularidades del piso.

Frente al capitán, en la proa, hay un espacio al que no se puede ingresar, pero los turistas suelen pagar unos dólares extras al conductor de la nave y duermen allí.

La llegada a Wadi Halfa, la primera ciudad del lado sudanés, no es menos caótica. Ni bien ancla el barco y se pega al muelle, las personas empiezan a arrojar sus paquetes y el tránsito por los pequeños pasadizos del barco y las angostas puertas de salida se vuelve un descontrol.

La llegada a Wadi Halfa y la descarga del barco

La llegada a Wadi Halfa y la descarga del barco

Los turistas deben hacer los papeles de ingreso a Sudán en la cafetería del barco como para evitar las largas demoras a las que son sometidos los comerciantes, a los que se chequea minuciosamente para determinar cuánto deben pagar en concepto de impuestos por sus mercancías.

Es una linda aventura pero muy cansadora. El esfuerzo vale la pena por el sólo hecho de pasar la noche en cubierta, con el cielo lleno de estrellas sobre el inmóvil lago rodeado de pequeños volcanes rocosos.

Para que vean un poco de lo que les hablo…

 

JII. Wadi Halfa, Sudán. Mayo 2014.

Anuncios

4 Respuestas a “Cómo cruzar la frontera entre Egipto y Sudán

  1. Pingback: Introducción a la historia de Sudán | PRÓXIMA ROTONDA·

  2. Pingback: De Botsuana a Sudáfrica, de capital a capital | PRÓXIMA ROTONDA·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s