Historia presente

El museo de historia y arqueología del Cairo guarda tesoros de la civilización egipcia que ayudan a entender y apreciar de mejor manera lo avanzadas y ricas que fueron las dinastías que gobernaron estos rincones del planeta hace miles de años.

Es impresionante el grado de conservación de los objetos y la hermosura de muchos de ellos. La tumba de Tutankamón, la máscara de 12 kilos de oro con la que fue cubierto su rostro en su ataúd, y todas las cosas que fueron encontradas en el “cofre” donde descasaban sus restos, son sencillamente increíbles.

WP_20140406_010

La tumba de Tutankamón, una reliquia

Al margen de este conocido faraón que murió a los 19 años, hay esculturas y obras de dinastías aún más añejas (hay registros de la civilización egipcia que datan del 4000 a.C.), que impactan por su magnitud y su preciosidad.

Al salir están los infaltables vendedores de suvenires, que ofrecen papiros y demás símbolos característicos de los egipcios. Pero la plaza Tahrir estaba desértica, no se podía circular por allí.

“No puedes ir hacia allá… Sisi… La Revolución”, indicó uno de los vendedores.

El Ejército ocupaba las calles. Los tanques de guerra con soldados cargando armas largas en la parte superior, eran parte de la escena dentro de esta película de terror. Los “rompehuelgas” -alambres de púa enmarañados entre vallas de hierros-, cercaban toda la plaza, esa plaza que fue el epicentro de las protestas de miles de egipcios que se cansaron de gobiernos dictatoriales en el contexto de la primavera árabe, allá por 2011.

Las elecciones y el triunfo de Mursi tras las jornadas revolucionarias no tuvieron un final feliz. La naciente democracia duró muy poco, apenas

Los rompehuelgas en la Plaza Tahrir

Los rompehuelgas en la Plaza Tahrirn

un año, y los militares dieron otro golpe, envalentonados con las movilizaciones contra el flamante presidente, el primero electo por la mayoría en la vasta historia de este país.

En las próximas elecciones (26 y 27 de mayo) sólo habrá dos candidatos, Sisi, la cara visible de las Fuerzas Armadas, que tuvo que renunciar a su puesto dentro del Ejército para poder presentarse como “civil” en los próximos comicios, y un izquierdista que tiene pocas chances, Hamdin Sabahi. Sisi es el candidato del statu quo, el que viene a poner orden, o mejor dicho, a mantener el ordenamiento del sistema tal cual estaba antes de las protestas en Tahrir, para que pocos sigan llevándose las riquezas del pueblo trabajador.

Los militares en el poder están sumamente atemorizados, se nota, por eso buscan atemorizar de este modo. No había protestas cerca. Sacaron los tanques para amedrentar. No había periodistas ni fotógrafos.

La policía ordenaba un poco el colapsado tránsito del otro lado de las vallas. Sonaban las bocinas. Algunos pedían limosnas, otros discutían por alguna mala maniobra, los vendedores callejeros seguían con sus intentos de atraer clientes.

La historia presente de Egipto se sigue escribiendo. Estos convulsionados momentos del ahora pasarán a ser parte de los museos dentro de miles de años. ¿Cómo serán recordados estos episodios? Habrá que ver quién tiene la potestad para escribir la nueva historia “oficial”.

La única certeza es que hay aires de cambio, de renovación, de espíritu de lucha y movilización, de tiempos que serán “historia”. El devenir y el ímpetu de los egipcios se encargarán de encausar el destino, para lograr la verdadera emancipación de los militares, o para seguir bajo el yugo de gobiernos dictatoriales.

 

JII. El Cairo, Egipto. Abril 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s