Kushary para todos

En los restaurants donde se preparan los tradicionales platos de “Kushary” no suele haber menú. No hay opción. La única variable es el tamaño de plato. Pequeño por 5 pounds egipcios, mediano por 6, y grande por 8 (el pound egipcio está 7 a 1 con respecto al dólar). Las sillas y mesas son normales, sin grandes comodidades.

El servicio es casi instantáneo. Ya está todo listo antes de que llegues. Es una especie de fast food local, con alimentos más sanos. En la cocina, en grandes ollas, están permanentemente llegando a su punto justo los ingredientes de esta comida típica. El Kushary es una mezcla de fideos tipo tirabuzón pero cortitos, una especie de lentejas más pequeñas, algunos cereales mezclados, puede tener garbanzos, también maíz y hay algunos spaghettis largos. Lleva una salsa de tomate espesa, y se le puede agregar una salsa picante a gusto, y otro líquido a base de limón.

Todo se sirve en esos platos que parecen metálicos y también hay recipientes soperos de plástico. El agua es gratis, y también se sirve en jarras metálicas. Algunos toman directamente de allí, otros usan los vasos, que también están a tono y son de ese material metalizado.

El plato de Kushary con los condimentos para agregarle

El plato de Kushary con los condimentos para agregarle

Los mozos, que van vestidos con la ropa que provee en local, al estilo Mc Donalds, van sirviendo a pedido, y retiran los platos ni bien das la cucharada final. El desfile por los locales es rápido, no lleva más de 10 minutos.

Las cocinas suelen estar a la vista. Allí están los encargados de armar las porciones, agregando un poco de cada ingrediente en el plato. Los movimientos son a toda velocidad. Meten la enorme cuchara en las ollas monumentales y van depositando en los recipientes de distintos tamaños. Las cajitas de cartón donde se sirven los Kushary para llevar se apilan y llegan casi hasta el techo, y están al lado de estos cocineros con muñeca veloz que también visten un determinado uniforme.

El resto del staff lo componen los muchachos que van cargando y reponiendo las ollas cuando se acaba lo que contienen, y el cajero, que está al lado de la puerta y te cobra al salir. Los mozos no manejan dinero, aunque se suele dejar una propina. Sólo le avisan al cajero el monto que debe pagar la persona que está por abandonar el local.

 

JII. El Cairo, Egipto. Abril 2014.

Anuncios

Una respuesta a “Kushary para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s