Falso guía

“¡Hola! Bienvenidos a Egipto. ¿Qué están buscando?”. El muchacho regordete, mestizo, de cabello negro con principios de calvicie, que vestía una camisa cuadriculada con los botones de arriba desabrochados, se mostraba amable, sospechosamente amable. Hablaba un inglés respetable.

“Vengan, es por aquí, yo los ayudo. No pasa nada, soy un buen hombre, no quiero dinero.”

“Argentina, yo estuve allí, tengo amigos argentinos.”

No money, no money. Vengan, es por acá.”

“Pasen a mi negocio que les doy una tarjeta por si necesitan algo. No money, no money.”

“Vamos, pasen, tomen asiento, sólo dos pounds el perfume, así me ayudan. Dos pounds, muy barato.” El local ubicado en pleno centro del Cairo, era un sala pequeña, de 3×3, con un escritorio al fondo y unos modestos sillones con una mesa ratona a la derecha. Allí había, debajo del vidrio, billetes de muchos países del mundo. Todas las paredes estaban repletas de estantes con frascos de vidrio transparente de distintos tamaños.

“Estos son nuestros perfumes, prueben.” El muchacho trae unos cuatro frascos a la mesa.

“¿Cuál te gustó más? Vamos, elige uno.”

“Este 300, este 150, este 50.” Señala un frasco de como un litro, luego uno de medio, y luego otro pequeño.

“Hay más pequeños, no se rompen, mira.” Otro muchacho que entró al rato golpeó con fuerza contra el escritorio de madera un pequeño frasco que cabía en la palma de su mano.

“Vamos, ¿Cuál quieres?”

 

JII. El Cairo, Egipto. Abril 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s