“Todos unos hijos de puta”

En el restaurant de la pequeña Medina de Tetouán, una ciudad norteña de Marruecos con mucha influencia española, se cena por unos 2 dólares y medio. Las opciones: pollo con verduras y salsa, pescado frito, o un plato de lentejas o porotos. Té con menta para acompañar, infaltable.

El mostrador con el pescado fresco reposando sobre bandejas con hielos da a la estrecha calle. Detrás, las grandes y maltrechas ollas donde el pollo se cocinó durante todo el día junto a las demás opciones de la casa.

El restaurant donde surgió la charla...

El restaurant donde surgió la charla…

El lugar tiene unas pocas mesas en el salón contiguo al que se accede por un pasillo de dos metros, y detrás, en otro ambiente medio oculto, parece haber mesas más largas con lugar para más comensales. Ya no quedaba nadie, eran casi las 21 y estaba por cerrar.

El que parecía el dueño nos trajo el té hirviendo y nos indicó el precio de la cena. Nuestra nacionalidad lo motivó a lanzarse a hablar un respetable español que tenía guardado en algún lugar del inconsciente y quería sacar a relucir.

El hombre, de unos 50 y tantos, morocho, con bigotes finos, ante unas breves preguntas de la situación en América Latina, comenzó con una furibunda diatriba contra el rey Mohamed VI, que gobierna en Marruecos tras heredar el trono que dejó su padre, Hassan II.

“Es un hijo de puta, esto está en ruinas”, comenzó. “Hace negocios por toda África, trae negros a trabajar acá y los marroquíes se mueren de hambre”.

El señor estaba enfurecido y resignado, el calificativo “hijo de puta” lo profirió reiteradas veces, y lo aplicó al resto de los funcionarios, como el presidente del Parlamento recientemente asumido (hace poco tiempo, cuando se inició la “primavera árabe” en 2011, a raíz de grandes movilizaciones, el rey reformó la constitución como para apaciguar los ánimos, creó un nuevo parlamento con más representantes elegidos por voto popular, y teóricamente más autónomo, con más poder de decisión).

“El que manda es el rey, decide todo”, explicó. “Él maneja los grandes negocios del país, es uno de los más ricos del mundo, y aquí, nada, mira cómo está la gente”. Mientras tanto, un señor mayor con su túnica azul y blanca gastada y su bastón, entraba al restaurant a pedir un plato de comida.

El mozo miraba, no entendía lo que hablábamos. Fue uno de los primeros testimonios contra el hombre más poderoso del país, que según el hombre de este humilde y pequeño puesto de comidas, era el culpable de muchos males, como la drogadicción de los jóvenes que no tienen trabajo, la prostitución de las mujeres (algunas de ellas menores de edad) y la inseguridad. “Acá a las 11 todos tienen que cerrar su negocio, no hay seguridad, hasta la Policía te para para robarte”.

“¿Los inglesas todavía están en Malvinas?”, preguntó en un interregno del diálogo que entró en un callejón sin salida… “Hijos de puta”.

“Acá no gobierna el rey, gobierna Francia, España y América. Los países imperialistas son así, se van pero dejan a alguien atrás”. (Marruecos fue colonia francesa en el sur, y española en el norte, hasta que se “independizó” en 1956 formando el reino de Marruecos.) Los zigzagueos de la charla eran pronunciados, pero siempre hubo un hilo conductor.

“Algún día esto va a cambiar”, deslizó casi pensando en voz alta. Aunque dijo que el rey le teme a las movilizaciones y las protestas del movimiento 20F marroquí, explicó cómo el mandamás del país logró dividir a los grupos que formaban parte de esta corriente de rebeldes, y puso en el gobierno a alguno de ellos para apaciguar los ánimos, pero en definitiva, el que decide sigue siendo él.

Como para terminar, el toque religioso no podía faltar. “Todos vamos a morir. Todos los hombres murieron, los grandes profetas, todos, el rey también”, dijo, y explicó que ya deberá rendir cuentas con el todopoderoso, con el que hay que repasar todo lo hecho en la tierra y luego atenerse a su mandato divino.

 

JII. Tetuán, Marruecos. Marzo 2014.

Anuncios

Una respuesta a ““Todos unos hijos de puta”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s