Sufriendo (y gozando) el Superclásico en Marruecos

Se empezó a palpitar desde temprano. Me calcé la camiseta. Me sentí un nene de 10 años. Estaba excitado. Esperaba que alguien me diga algo por la calle, pero nada, ni a favor ni en contra. Por las afueras de Rabat, la capital de Marruecos, un pibe tiró un “Rrriver pleeeit”, con su pulgar derecho levantado. Algo es algo, respondí con una sonrisa y pulgar arriba.

Los mercados seguían en estado de ebullición, como siempre, los cafés con las mesas mirando a la calle, repletos de gente tomando té. Nadie miraba las TVs de adentro. Entré a varios para que busquen a ver si la cadena Al Jazeera los trasmitía. “Fútbol. Argentina. Derby. River. Boca (no quedaba otra que nombrarlos)”. Me miraban con una extrañeza asombrosa, como si estuvieran viendo un ovni.

En dos cafés me dijeron que ya estaban por cerrar. Con el reciente cambio de horario, en Marruecos son cuatro horas más que en Argentina y acá se estila a cerrar temprano.

No entendían lo que les decía. Les mostraba la camiseta, trataba de explicarles que era lo más importante del mundo para mí en ese momento, no importaba donde estaba. Seguían sin entender. El corazón se estaba por salir del pecho, ya estaba traspirando pese al frío invierno marroquí.

“¿Barcelona o Real Madrid?”, preguntó el mozo de uno de los cafés cuando me estaba yendo ofuscado. “River Plate, más grande que esos”, le respondí. No entendió nada y me sonrió.

En una pizzería, el pibe que amasaba hizo un breve zapping pero nada. Fullham vs. Everton en uno de los canales, y Osasuna-Real Sociedad en otro. No lo podría creer, pasaban esa basura y no el Superclásico. El partido ya estaba empezando.

La otra opción era el wi-fi de la pensión. Andaba muy mal, no se podía ver nada, se cortaba todo el tiempo. A la calle a las corridas a buscar un cyber. En el primero, el moreno que atendía estaba apagando las luces. Me indicó en árabe y en francés que había otro como a 10 cuadras. Lo único que le entendí fueron sus gestos con la mano.

Corrí y llegué. Ese estaba abierto hasta tarde. A los 28 del primer tiempo pude empezar a ver algo. En internet se sufre casi tanto como por la radio si la conexión no es buena. Se ve como robotizado, todos los movimientos entrecortados. Había que conformarse con eso.

Con el gol de Manu estallé. Contuve el grito lo más que pude pero los puños apretados agitando los brazos no los pude disimular. El que atendía me empezó a mirar como quien mira a alguien que no está en sus cabales. Los adolescentes del al lado salían de sus mundos virtuales por momentos, alarmados por mis ademanes. Dos pajaritos amarillos cantaban en sus jaulas y me ponían más nervioso, no sé por qué.

Un pelado de ojos saltones me clavó la mirada cuando me tomé la cabeza con el golazo de Riquelme. No entendía que me pasaba. Intenté explicarle al dueño del local porque algunas miradas ya eran como de preocupación. “Argentini. Fútbol. River Plate” y les mostré la camiseta. Hizo un gesto elevando su mentón y sacando afuera su labio inferior, como diciendo “no tengo idea de qué me hablas”.

Ni hablar con el segundo gol agónico, el del soñado, esperado y merecido (para los hinchas) triunfo en la Boca. Ahí no pude contener el grito. No tenía a nadie para abrazar. Los musulmanes son muy cálidos y gestuales, pero no sé cómo se tomarán si un extranjero que no los conoce los abraza a medianoche. Pensé en los muchachos, en mi viejo, los abracé en mi imaginación. Estas líneas apresuradas son como un desahogo.

No podía esconder la sonrisa, le pagué al muchacho del cyber y volví cantando solo por la Medina (la ciudad antigua) de Rabat que ya estaba desierta, con los últimos puesteros levantando su mercadería. “River, River de mi vida, vos sos la alegríiiiia, de mi cooooraaazóoon, graaaacias, por esta aleeegrííiiia, de ganarle a Boooooca, que feliz que soooooyyy”.

El grito final, ahí donde más nos gusta, donde más les duele...

El grito final, ahí donde más nos gusta, donde más les duele…

 

Rabat, Marruecos. Marzo 2014. JII

Anuncios

4 Respuestas a “Sufriendo (y gozando) el Superclásico en Marruecos

  1. Que sufirmiento nachitooo!! menos mal que lo pudiste ver, desde acá disfrute el triunfo de river plate pensando en tu alegría

  2. NEGRO , TE FELICITO POR TU RELATO , ES REALMENTE EXCELENTE , Y EL QUE LO LEE ES COMO QUE EXPERIMENTA ESA SITUACION , ESTO NO SOLO DICHO POR MI SI NO TAMBIEN POR UN PAR DE AMIGOS A QUIEN SE LO ENVIE , LOGRAS RECREAR MUY BIEN EL AMBIENTE !!!!, AHHH DE PASO TE DIGO QUE YO TAMBIEN TE ABRACE A LA DISTANCIA , MIENTRAS ME QUEDABA TOTALMENTE DISFONICO !!!!! , SIGAN DISFRUTANDO EN GRANDE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s